Se identificaron diferencias genéticas entre noctámbulos y madrugadores.

¿Qué dice la noticia?

Se identificaron diferencias genéticas entre noctámbulos y madrugadores.

¿Cómo lo supieron?                                                                                                                                                                        El equipo estudió el comportamiento de moscas de la fruta, cuyo «reloj genético» es bastante similar al de los humanos. La primer observación consistió en monitorear en qué momento del día los individuos emergían de la pupa (el capullo de donde nacen las moscas). La mayoría lo hacían durante la mañana, pero algunas salían cuando ya había avanzado el día. De esta manera, consiguieron criar por separado a los «tardíos» para poder comprobar el comportamiento de su descendencia.
Posteriormente, se analizó el ADN de todas las moscas en las 24 horas siguientes a su emergencia de la pupa. De este análisis se desprendió que en ambos cronotipos (las que salían por la mañana y las que salían más tarde) la diferencia no estaba sólo en el momento en el que se activaban ciertos genes, sino en su estructura molecular. Al final, se identificaron cerca de 80 genes relacionados con madrugar o no.


¿En qué avanza el estudio?
Hasta ahora se creía que la diferencia entre un comportamiento u otro era de «timing», que los genes que intervenían eran iguales pero se activaban en diferentes momentos. Este estudio sugiere que la estructura interna de los genes es distinta para un individuo «búho» que para un individuo «alondra». Investigar qué provoca estas variaciones en las secuencias de los genes queda pendiente, pero hay que tener en cuenta que, aunque el evento final sea el mismo (salir de la pupa en este caso), el camino para llegar es completamente diferente.


¿Para qué sirve?
Los autores sugieren que vivimos fuera de sincronía con nuestros ritmos naturales. En la actualidad vivimos en un sistema en el que se trabaja de 9 a 5, cuando esta podría no ser la estructura más eficiente o productiva para todos los trabajadores. Entender cómo funciona nuestro «reloj genético» es un buen complemento para caracterizar integralmente cómo organizamos nuestra vida cotidiana.

http://www.iflscience.com/health-and-medicine/scientists-identify-genetic-difference-between-early-risers-and-late-sleepers/