Los tatuajes podrían reducir la transpiración

– Cómo lo supieron?
El equipo estimuló con nitrato de pilocarpina la sudoración en 10 varones de alrededor de 21 años que tenían tatuajes de un lado del cuerpo y del otro no (por ejemplo, tatuajes solo en uno de sus brazos). Al colectar la transpiración producida, observaron que la piel tatuada generaba significativamente menos sudor y que el fluido tenía mucha mayor concentración de sodio.
– En qué avanza el estudio?
La muestra de la investigación es muy pequeña y el método utilizado para estimular la transpiración difiere mucho de cómo se da en condiciones naturales. Sin embargo, el estudio puede tomarse como una punta de lanza para investigar el tema.
La transpiración se genera cuando el cuerpo se calienta mucho en poco tiempo para enfrianos y tiene un límite. Un corredor que está bajo el sol, una bombera o cualquiera que tenga que trabajar al aire libre en un clima caluroso probablemente ya esté al máximo de su capacidad ¿sudorativa?. Si esa persona estuviera muy tatuada, ese máximo disminuiría y esto podría ocasionar problemas al no alcanzar la temperatura corporal necesaria para soportar el calor del entorno.
Por otro lado, para personas con hiperhidrosis (que chivan bocha) se suelen recomendar inyecciones de botox en las áreas más problemáticas. Las inyecciones son caras y hay que dárselas periódicamente, mientras que un tatuaje podría ser una solución más barata y permanente.
– Para qué sirve?
Si tu trabajo te expone mucho al calor, tal vez quieras esperar a que se prfundice la evidencia antes de estar muy tatuado. Para los demás, puede ser un experimento casero divertido. La próxima vez que vayamos al microcentro en subte en enero nos pegamos discos de algodón en una parte tatuada y en una no tatuada para comparar cuán mojadas están al final del viaje. Quien se anime también puede fijarse qué muestra está más salada.

 

http://www.iflscience.com/health-and-medicine/having-a-tattoo-might-make-you-sweat-less-and-thats-not-a-good-thing/