Los humanos evolucionamos para que el arte nos genere emociones.

¿Qué dice la noticia?

Los humanos evolucionamos para que el arte nos genere emociones.

¿Cómo lo supieron?  

Se escaneó el cerebro de varias personas mientras se les mostraba una selección de obras artísticas variadas. Mientras que las sensaciones al respecto iban desde alegría hasta desagrado (varias veces respecto a la misma obra en diferentes sujetos), las áreas del cerebro activadas eran similares.
Lo que producía el arte era diferente, pero la habilidad de asociarlo con emociones fue universal.


¿En qué avana el estudio?
Si bien hace falta mucha investigación para saber por qué los gustos respecto al arte varían tanto entre personas, que todos los cerebros puedan procesarlo y generar emociones indicaría que la habilidad de decodificarlo tendría que ver con la adrenalina emocional.
Una teoría actual señala que si aprendemos un número infinito de palabras podremos armar un número infinito de oraciones. Lo mismo sucede con la música y los acordes, por ejemplo (y por extensión con la pintura y los colores/texturas). Todos estos son sistemas de generatividad infinita. Se propone que tanto la música como el lenguaje derivan de un ancestro en común y que la música canalizó la parte emocional de la expresión y las palabras evolucionaron para manejar el significado referencial. De esta manera, nos sentimos más cómodos con los sentimientos cuando le ponemos música a las palabras y creemos que los expresamos de maneras más puras.


¿Para qué sirve?
Este tipo de investigación nos acerca a saber por qué Nirvana o N’Sync tienen el poder de hacernos sonreír como enamorados recientes o fruncir la cara con gesto constipado.
En mi opinión, también nos dan fundamentos para desdibujar cada vez más la frontera entre instinto y cultura.

http://www.smithsonianmag.com/smart-news/enjoy-art-thank-evolution-180956209/?utm_source=facebook.com&no-ist

Leave a Comment