Los ayunos intermitentes podrían tener beneficios.

¿Qué dice la noticia?

Los ayunos intermitentes podrían tener beneficios.

¿Cómo lo supieron?                                                                                                                                                                        Se reclutaron 24 personas y se les pidió que realizaran ayunos intermitentes en períodos de entre dos y tres semanas. Como se quería observar el efecto que esto pudiera provocar en las células, se puso especial énfasis en que los participantes no perdieran peso (sino los resultados se confundirían con lo beneficioso o perjudicial que esto pudiera resultar). Durante el primer periodo, los participantes tuvieron una dieta especialmente calibrada en la que en las épocas de comidas regulares predominaban los alimentos típicos de Estados Unidos (pollo, pasta, helado, sandwichs). En el segundo periodo, se agregaron suplementos de vitamina C y E (ambos antioxidantes).
Se tomaron muestras de sangre de los voluntarios antes de empezar la dieta y después de terminarla, para comparar los valores de estrés oxidativo de las células (uno de los mayores indicadores de envejecimiento), además de otros marcadores que indican fortalecimiento celular.
Se buscó observar si en el primer período los ayunos aumentaban el estrés oxidativo y si ello resultaba en células más fuertes y resistentes. En el segundo período, al agregar los antioxidantes se buscó bloquear el proceso para ver si eso impedía que las células se volvieran más elásticas. (Algo así como ver si es cierto esto de que lo que no te mata te fortalece).
Resultó que al incorporar los ayunos intermitentes en la dieta, las células hicieron copias de un gen llamado SIRT3, que es parte de un proceso que impide el estrés oxidativo y promueve la reparación celular.
Además, se halló un deceso significativo en los niveles de insulina, lo que indicaría que el cuerpo de los participantes respondía mejor a la hormona. Esto resulta de especial importancia porque cuando baja nuestra sensibilidad a la insulina crece el riesgo de diabetes.
Por otro lado, cuando los voluntarios tomaban los suplementos dietarios, los beneficios del ayuno desaparecían. Al parecer, al proteger artificialmente el organismo contra el estrés oxidativo, no aumentaba sus defensas naturales o su sensibilidad a la insulina al inducirlo con los ayunos.


¿En qué avanza el estudio?
Si bien la muestra fue pequeña y los participantes sólo ayunaron alternadamente durante un período corto, pudieron observarse claramente ciertos beneficios de los que anteriormente sólo se tenía intuición.
Durante mucho tiempo, los humanos hemos practicado el ayuno, más por circunstancia que por opción, por lo cual es lógico que hayamos desarrollado algún tipo de mecanismo para funcionar bien bajo regímenes de hambruna y abundancia.


¿Para qué sirve?
Ante el bombardeo de ideas y dietas saludables, es bueno poder discernir cuáles tienen que ver con hacer aflorar la naturaleza de nuestros cuerpos y cuáles son pura mierda.

http://www.iflscience.com/health-and-medicine/how-fasting-might-make-our-cells-more-resilient-stress/