Las separaciones se viven de diferente manera para hombres y mujeres.

¿Qué dice la noticia?

Las separaciones se viven de diferente manera para hombres y mujeres.

¿Cómo lo supieron?                                                                                                                                                                        Se realizó una encuesta a 5.705 participantes en 96 países y se les pidió que recordaran su última separación. Se hizo especial hincapié en rescatar las sensaciones y las emociones del momento. Luego, se les pidió que rankearan en una escala de 1 (nada) a 10 (insoportable) el dolor físico y emocional que atravesaron.
En promedio, para las mujeres fue de 6.84 (emocional) y 4.21 (físico) y para los hombres 6.58 (emocional) y 3.75 (físico).


¿En qué avanza el estudio?
En términos evolutivos, hay una explicación simple y a grandes rasgos que tiene que ver con que las mujeres corren más riesgos en una relación. Un encuentro casual para una mujer puede terminar en 9 meses de embarazo y varios años de lactancia, mientras que el hombre puede desentenderse de la situación minutos después. Ese riesgo que surge de invertir potencialmente los recursos biológicos del cuerpo en cada encuentro, ha generado mecanismos en las mujeres para elegir hombres con buena calidad reproductiva (VER:todos esos artículos que me encanta escribir sobre ser una boluda a la que le gustan los chicos con motos y tatuajes). Entonces, la pérdida de una relación con un compañero con buenos genes duele más.
Sin embargo, al ahondar en el tema, los investigadores hallaron que aunque la separación nos pegue más, las mujeres tendemos a recuperarnos completamente a medida que pasa el tiempo. Los hombres, sin embargo, son más de superarlo en el momento. De alguna manera, los hombres tienden más a sentir la pérdida profundamente cuando caen en que, otra vez en términos evolutivos, tienen que empezar a «competir de nuevo» (recordemos que las mujeres estamos diseñadas para elegir al que tenga los genes más fuertes) para reemplazar lo que perdieron o, peor aún, empiezan a sentir que la pérdida es irreemplazable.


¿Para qué sirve?
En tiempos difíciles para la heterosexualidad, a mí por lo menos me alivia pensar dos cosas; una es que todas las veces que le dije a un ex «Cómo podés estar tan tranquilo??? A vos no te importa nada!!» no era tan así. Y la otra es que ahora sí se deben querer matar.

http://bigthink.com/ideafeed/breaking-up-feels-different-for-men-and-women

Leave a Comment