Las esponjas de la cocina tienen una densidad de microorganismos solo comparable a la de las heces.

– Cómo lo supieron?
El equipo analizó el ADN de los microorganismos de 14 esponjas usadas para lavar los platos. Entre los muchos millones de habitantes microscópicos que encontraron (hay 7 veces más microorganismos en cada centímentro cúbico de esponja que personas en el planeta), observaron parientes cercanos de bacterias que causan neumonía o meningitis así como moxoella osloensis, un microbio que puede causar infecciones en personas inmunodeprimidas conocido por generar mal olor en la ropa recién lavada y posiblemente responsable del olor a podrido de la esponja.
– En qué avanza el estudio?
Si bien se viene estudiando la concentración de microorganismos en distintos lugares del hogar y las esponjas no paran de hacer podio, en este estudio se observó que limpiarlas no sirve para nada. Tanto las que habían sido hervidas o metidas en el microondas tenían más bacterias relecionadas con patologías que las que nunca habían sido lavadas. Se cree que esto se debe a que las bacterias que quedan vivas aprovechan para colonizar las partes de la esponja que quedan libres de mocroorganismos después de la limpieza.
– Para qué srive?
Para saber que deberíamos cambiar la esponja todas las semanas si estamos medio perseguidos con las criaturitas micorscópicas, y que tenemos que hacerlo si hay alguien inmunodeprimido en casa.

http://www.sciencemag.org/news/2017/07/your-kitchen-sponge-harbors-zillions-microbes-cleaning-it-could-make-things-worse