Un grupo de adolescentes desarrolló un prototipo de preservativo que en presencia de enfermedades de transmisión sexual cambia de color.

¿Qué dice la noticia?

Un grupo de adolescentes desarrolló un prototipo de preservativo que en presencia de enfermedades de transmisión sexual cambia de color.

¿Cómo lo supieron?                                                                                                                                                                        Al trabajar con bacterias y virus se utilizan sustancias llamadas biomarcadores. Un biomarcador puede ser un compuesto químico o un anticuerpo natural y su función es generar un cambio visible en el medio cuando el microorganismo que se busca está presente. Frecuentemente, este cambio es de color.
Para desarrollar estos preservativos, los chicos pensaron en un dispositivo con tres capas; una exterior con poros que dejen pasar la cantidad mínima de fluidos corporales necesaria para ser testeada, una intermedia con biomarcadores y una interior que impida el contacto con estos fluidos.
El funcionamiento, entonces, es simple. Los fluidos pasan por la capa exterior, son «testeados» en la capa intermedia, y si presentan concentraciones significativas de algún microorganismo característico de enfermedades de transmisión sexual, se genera un cambio de color.

¿En qué avanza el estudio?
Durante mucho tiempo se buscó una innovación que permitiera tanto proteger como notificar de enfermedades de transmisión sexual. Por ahora, dos diseños patentados, el Cukier y el Michelson, eran lo más cercano; pero el Cukier no funcionaba para detectar enfermedades si el preservativo se rompía (las tasas de falla de los preservativos rondan el 17%) y el Michelson sólo detectaba fugas y no enfermedades.
Por la composición de la capa externa y cómo se distribuyen los poros para dejar pasar la mínima cantidad de fluido, este preservativo podría también incluir en su capa intermedia un marcador de aviso en caso de que más fluido del previsto haya entrado o que esté viniendo desde la capa interna.


¿Para qué sirve?
Si bien el preservativo no está patentado, potencialmente podría detectar fugas y enfermedades de transmisión sexual simultáneamente. Por su diseño, pareciera que sólo detectaría las enfermedades del que no lo usa, pero no queda claro quién es el portador si cambia de color. Por otro lado, si hay varias enfermedades presentes, no se sabe cuál sería la reacción. Otras enfermedades, como el herpes, son incurables y el portador tal vez prefiera no saber que las tiene.
En fin, antes de salir al mercado hay varias cosas que deben resolverse, pero tal vez estemos frente a la forma definitiva que tendrá la detección rápida de enfermedades de transmisión sexual.

https://www.washingtonpost.com/news/morning-mix/wp/2015/06/24/teens-invent-clever-condoms-that-change-colors-to-indicate-std-exposure/?utm_term=.3d08953ef27a

Leave a Comment