Fumar elimina el cromosoma «Y» de las células (el que determina la masculinidad).

¿Qué dice la noticia?

Fumar elimina el cromosoma Y de las células (el que determina la masculinidad).

¿Cómo lo supieron?                                                                                                                                                                        El equipo examinó historias clínicas y análisis de sangre de 6000 hombres suecos de entre 48 y 93 años provenientes de tres líneas genéticas independientes. Con estos datos, cuantificaron la pérdida de cromosoma Y en las células de la sangre. Después cruzaron la pérdida de cromosoma Y con otros factores, como edad, nivel educativo, frecuencia de actividad física, colesterol y consumo de tabaco.
La pérdida era casi dos veces mayor en los fumadores. Luego, para dos de los tres grupos se comparó la pérdida entre fumadores y hombres que habían dejado de fumar. Los que dejaron mostraban tasas similares a los que nunca fumaron, lo que sugiere que el proceso es reversible si se deja el hábito.
En otro experimento pequeño, los investigadores analizaron las células sanguíneas de un grupo de hombres de 91 años que están siendo monitoreados desde 1970 y no tienen ni tuvieron cáncer. Encontraron que para las células T de tipo CD4 la pérdida de cormosoma Y era muy baja, pero para otras células bastante alta. Las CD4 cumplen un rol fundamental en el sistema de vigilancia del sistema inmunológico para controlar las células cancerígenas.


¿En qué avanza el estudio?
Hasta hace poco se creía que el cromosoma Y sólo estaba ligado a la determinación de género y la masculinidad.
Décadas de investigación demostraron que los hombres tienen más cáncer que las mujeres. En un estudio anterior, el mismo equipo había relacionado la pérdida de cromosoma Y (algo que en cierto grado ocurre naturalmente con la edad) con muertes prematuras y vulnerabilidad a distintos tipos de cáncer.
El estudio sugiere que la pérdida de cromosoma Y le da una «ventaja proliferativa» a las células cancerígenas por la eliminación de ciertos reguladores importantes (lo que es consistente con hallazgos recientes que demuestran que el cromosoma Y contiene supresores de tumores). Sin el Y, las células perderían ciertas habilidades para pelear contra el cáncer.
Sin embargo, los autores admiten que no saben si la pérdida de cromosoma Y es un cancerígeno o un factor incidental de otro tipo de daño genético.


¿Para qué sirve?
Claramente, el cigarrillo aumenta las posibilidades de tener cáncer para todos, pero el entendimiento de este mecanismo podría ayudar a comprender por qué las mujeres tenemos menos cáncer que los hombres.

http://www.the-scientist.com/?articles.view/articleNo/41579/title/Vanishing-Y-Chromosomes/