Es muy difícil estimar la duración promedio de una penetración vaginal, pero el estudio más piola que se hizo dice que 5.4 minutos.

 

¿Qué dice la noticia?

Es muy difícil estimar la duración promedio de una penetración vaginal, pero el estudio más piola que se hizo dice que 5.4 minutos.

¿Cómo lo supieron?
El estudio le pidió a 500 parejas heterosexuales de distintos países que usaran un cronómetro cada vez que practicaran una penetración vaginal y miedieran la duración desde la primer inserción hasta la eyaculación durante 4 semanas.
El tiempo promedio para cada pareja (o sea el promedio obtenido a partir de todas las veces que una misma pareja se midió en ese periodo) variaba entre 33 segundos y 44 minutos. Una bocha.
Con tanta diversidad, promediar no sirve para mucho, pero da 5.4minutos (que en realidad no es un promedio sino una mediana, un promedio de promedios).
El país en el que habitaran las parejas no parecía importar, excepto que fuera Turquía, donde la mediana era de 3.7minutos. El uso de preservativo o que el hombre estuviera circuncidado tampoco afectaron los resultados. Lo que sí cuanto más vieja la pareja (en términos de edad de sus miembros) más corta la penetración.
– En qué avanza el estudio?
Si bien apretar un cronómetro puede generar algún tipo de cambio en las condiciones de la relación sexual, sigue siendo más preciso que preguntarle a la gente. Primero, porque la creencia popular es que es mejor durar más. Segundo, porque es muy raro que alguien controle con algún tipo de precisión la duración de sus encuentros sexuales y menos de la penetración.
Si algo dice el estudio es que no hay tal cosa como una duración normal. Sin embargo, si pensamos en términos de lo eficiente para la reproducción, cualquier cosa pareciera ser mucho. Digamos que para fecundar el óvulo bastaría con meter el pene una vez y eyacular, sin embargo por muy poco que dure la penetración, el sexo nunca es eso. Uno diría que podría ser porque el «metesaca» da placer, pero ahí es una cuestión evolucionista del huevo o la gallina, porque se supone que lo que nos da placer lo hace para favorecer un propósito.
En otro experimento con vaginas y penes de plástico y jarabe de maíz como semen artificial, los investigadores observaron que el borde alrededor de la cabeza del pene funcionaba para quitar el jarabe que había quedado en la vagina de un experimento anterior. Esto podría indicar que la forma del pene facilita la remoción del esperma de otro macho y dar una razón para que a muchos hombres les resulte doloroso continuar con la penetración después de eyacular porque podrían remover su propio esperma.

¿Para qué sirve?
Para seguir sosteniendo que no hay tal cosa como normalidad en el sexo, sino cosas que resultan más placenteras para unos que para otros. Y que en la variedad está el gusto.

http://www.iflscience.com/plants-and-animals/how-long-does-sex-normally-last/all/