Desentrañan el secreto del olor a lluvia.

¿Qué dice la noticia?

Desentrañan el secreto del olor a lluvia.

¿Cómo lo supieron?
Se realizaron cerca de 600 experimentos en 38 tipos distintos de superficie (de las que algunas eran muestras de suelo y otras materiales de ingeniería), sobre las que se dejaban caer gotas de lluvia. Con cámaras de alta velocidad (esas de los programas de Discovery en las que te muestran como explota un globo con todo detalle), observaron el comportamiento del agua al tocar el suelo y vieron que al chocar contra superficies porosas, las gotitas atrapaban el aire entre sus resquicios, formando unas pequeñas burbujas que al explotar generaban un efecto aerosol.
Dependiendo de la velocidad con la que cayeran, las propiedades de la superficie y la cantidad de lluvia el efecto era más o menos intenso (para lluvias leves o moderadas era más frecuente). El resto es trabajo del viento, que disemina las microgotas que dejan las burbujas al explotar.

¿En qué avanza el estudio?
Hasta hoy se había hablado de aceites producidos por plantas o químicos del metabolismo de las bacterias para explicar el olor distintivo de la lluvia (que por otro lado tiene nombre y es petricor (por las palabras griegas «petra=piedra e «icor»=fluido que se comporta como la sangre en las venas de los dioses (?!?!)). Este estudio es el primero en detallar el mecanismo que facilita que esos olores estén en el aire.
Los investigadores además señalan que este trabajo nos da pistas que podrían justificar por qué hay microorganismos en sectores altos de la atmósfera, ya que el viento podría transportar las microgotas más allá de la capa de aire que las rodea, desde donde podrían ser transportadas mucho más alto.

¿Para qué sirve?
Además de elementos aromáticos, en el suelo también hay bacterias, virus y otros contaminantes. Los investigadores dicen que la próxima investigación determinará cuán rápido y eficientemente pueden viajar a través de este mecanismo.
A mí además leer el paper me sirvió para tomar real conciencia acerca de los recursos disponibles para investigar cualquier cosa en el MIT. Si bien obvio que lo de investigar cómo se diseminan ciertos contaminantes y patógenos está buenísimo, mi fantasía es que esto es producto de una semana en Boston con el clima de este mes en Buenos Aires y un grupo de nerds aburridos que decidió usar sus súper cámaras para ver por qué carajos toda la casa olía como la bandeja de los gatos (cualquier elemento autoreferencial no es coincidencia ni en pedo).

http://www.livescience.com/49520-smell-of-rain-aerosols.html