Desarrollan técnica para impedir que los mosquitos piquen

¿Qué dice la noticia?
Desarrollan técnica para impedir que los mosquitos piquen.

¿Cómo lo supieron?
La investigación se basó en la modificación de la percepción de quorum, un mecanismo de las bacterias para comunicarse entre ellas mediante señales químicas. Estas señales se utilizan en poblaciones para prevenir o alentar un comportamiento, cuanto más fuerte comienza a ser la concentración de los compuestos bioquímicos que median la comunicación, más le dan bola los individuos de una comunidad.
Los mosquitos tienen algo así como traductores de estas señales y se cree que «hackean» las conversaciones entre las bacterias de nuestra piel para saber si es conveniente picar a un individuo o no.
Los científicos, entonces, modificaron colonias de Staphilococcus epidermis (una bacteria muy común en la piel humana) para borrarles el código genético que configura su percepcion del quórum. Así, estas colonias no tenían esa capacidad para comunicarse entre sí. Después, envolvieron varios cultivos celulares con una capa de film lo suficientemente fina como para que los mosquitos pudieran perforarla e inyectaron un poco de sangre de ratón en el medio. A algunos les pusieron S.epidermis modificadas y a otros las que podemos encontrar en nuestra piel. a cada unidad de cultivo se le bombeaba agua tibia para mantener la temperatura de la sangre.
Una vez listas las «carnadas», se condujeron una serie de experimentos en los que los cultivos eran expuestos a 50 mosquitos por 15 minutos. Lo hicieron en jaulas separadas y en la misma (los tratados con bacterias modificadas y los otros). Cuando los mosquitos podían elegir, picaban el doble los cultivos con las bacterias «salvajes».

¿En qué avanza el estudio?
Este estudio nos da evidencia de que modificar las bacterias de la piel puede funcionar como repelente, evitando sustancias tóxicas. «Las bacterias son nuestra primera línea de defensa y queremos alentar su reproducción, sin embargo, podríamos producir repelentes naturales que nos permitieran mentirles a los mosquitos. Tal vez queramos modificar los mensajes que recibe el mosquito al posarse sobre nosotros y decirle que no somos un buen hospedador, en vez de desarrollar químicos que puedan dañar nuestra piel o las bacterias en ella» dice Jeffery Tomberlin, uno de los investigadores.
Varios investigadores están trabajando sobre el tema, especialmente porque tanto las bacterias como los mosquitos mutan rápidamente para poder seguir comunicándose en un caso y «hackeando» la comunicación en el otro.

¿Para qué sirve?
El equipo imagina aplicaciones que ya están siendo estudiadas, como el bloqueo en la comunicación de bacterias de los pulmones en pacientes con fibrosis quística o evitar la corrosión causada por bacterias en oleoductos.
Por ahora, es una línea más de investigación para ver cómo decidimos abordar las epidemias de enfermedades transmitidas por mosquitos.

 

        http://www.smithsonianmag.com/science-nature/stop-mosquito-bites-silence-your-skins-bacteria-180955772/?no-ist