Cuando estamos en pareja vemos a los demás más feos de lo que son.

¿Qué dice la noticia?
Cuando estamos en pareja vemos a los demás más feos de lo que son.

¿Cómo lo supieron?
En una primera instancia, 131 estudiantes heterosexuales, vieron fotos de un potencial compañero de investigación del género opuesto, con quien compartirían mucho tiempo. Junto con la foto, los participantes recibían un perfil que, entre otras cosas, consignaba el estado civil de la persona. Después, los voluntarios tenían que unir la foto con otra imagen entre una serie de modificaciones, algunas que afeaban a la persona y otras que la favorecían (medio china la explicación, pero algo así como que veías una foto y al rato te ponían un montón de caras parecidas y te pedían que eligieras la que habías visto). En esta última parte, les ofrecían U$S 50 si elegían la cara correcta.
Al observar los resultados, a pesar del incentivo económico, los investigadores encontraron una relación directa entre los estudiantes que estaban en pareja y seleccionar caras menos atractivas cuando sabían que el compañero potencial era soltero. Cuando los voluntarios estaban en pareja y sabían que la persona de la foto también, elegían una imagen ligeramente favorecedora. Los solteros hacían esto último siempre.
En el segundo experimento, 114 estudiantes reportaban previamente cuán satisfechos estaban con sus propias relaciones antes de empezar. En este caso, los perfiles que venían con la foto incluían algo más detallado en el estado civil, algunos decían “Estoy interesado en salir con gente” y otros decían “Nah, ahora no me pinta”. En este caso, los que estaban satisfechos con su relación replicaron los mismos patrones que los emparejados del primer estudio (elegir las fotos que afeaban a la persona). Los insatisfechos, en cambio, se comportaron más como los solteros (tuvieron más éxito eligiendo la foto correcta o elegían una un toque tuneada).

¿En qué avanza el estudio?
Otros estudios que buscaron observar cómo percibimos al resto cuando estamos en pareja, se basaban en sesgos explícitos; los participantes sabían que estaban calificando el atractivo de los demás y reportando lo que pensaban sobre otras personas. En este caso, se buscaron señales implícitas que fortalecen la idea de que cuando estamos bien en una relación, vemos menos atractivas a las amenazas potenciales para proteger nuestra pareja (un nuevo compañero de laburo que no está en pareja con el que vamos a pasar muchas horas, por ejemplo). Los investigadores sostienen que debe haber algún proceso inconsciente que nos haga más fácil la concentración y dedicación que requiere una relación a largo plazo.
Falta investigación sobre si este mecanismo se repite en gente homosexual, o si el estado civil del otro tiene el mismo efecto que saber que tiene una orientación sexual diferente, o si dado que vemos a los demás más feos esto modifica también cómo nos comportamos con ellos (si somos más distantes, chamuyamos menos, etc).

¿Para qué sirve?
Para saber que todos los enamorados estamos con la persona más linda del mundo, no? (y en mi caso dejarme de joder un poco con el retruco a los elogios)

 

https://www.sciencedaily.com/releases/2016/06/160606115907.htm?utm_source=dlvr.it&utm_medium=facebook